Inicio Menu Grupos evangélicos en busca del poder político

Grupos evangélicos en busca del poder político

0
Compartir

* Recorren la República Para Completar Cuota del INE
* El PES Limpió de Corruptos su Agrupación, Pero…
* Y el Descaro se Vistió de Sotana y de Casulla
* Cuando los Católicos Desobedecieron las Reglas

Por Rafael Navarro Barrón

En dos corrientes de pensamiento, los grupos evangélicos cristianos han emprendido una de las aventuras más difíciles de la fe cristiana debido a los riesgos de los ministros del culto de entrometerse en la vida política-electoral de México, algo que prohíbe la Constitución Política de la República Mexicana y, expresamente, la Ley del Culto de las Instituciones Religiosas.

Soterradamente, los promotores de los dos partidos políticos cristianos están confrontando a los evangélicos en las entidades de la República Mexicana donde acuden a completar la cuota de ciudadanos que exige el INE a través de asambleas distritales y estatales.

En esa lucha, los sobrevivientes del Partido Encuentro Social, ahora Solidario, para no perder las siglas PES, recorren los 9 distritos del Estado de Chihuahua en busca de seguidores, es una especie de evangelización, pero con la bandera política.

El avance del PES, ya limpio de los líderes corruptos que lo llevaron a un desastre político y a la pérdida del registro en el Estado de Chihuahua y México, es innegable.

Pero ahora, Ciudad Juárez será el centro de esa lucha política, luego de que “Reconciliándonos México Renace”, haya decidido realizar su asamblea estatal para garantizar el registro del partido Pacto.

La frontera juarense, y en particular la entidad chihuahuense, ha sido la cuna de la intromisión religiosa en todos los tiempos. No se diga en el actual gobierno de Javier Corral Jurado. El descaro se vistió de sotana y casulla, al incluir en su gabinete a seudo sacerdotes, famosos por sus ligas con el alcohol, el sexo y la mariguana, pero alejados de la vida de fe.

Durante años jugaron a la política social, en sus latitudes jesuitas y desobedecieron todas las reglas canónicas impuestas por los jerarcas católicos; en 1986, ese clero político se levantó en armas para protestar contra el fraude electoral que el sistema político, encabezado por el secretario de Gobernación, Manuel Bartlett le hicieron al panista Francisco Barrio.

El ganador de aquellas elecciones fraudulentas fue Fernando Baeza Meléndez, apodado Fernando el católico que, a base de dinero y negociaciones políticas, logró domesticar al clero en sus seis años de gobierno.

No hubo sanciones, ni se aplicó la ley. Es el México en donde los curas violan niños, en donde los ministros del culto roban descaradamente al pueblo y no ocurre nada, pero también es el México del “peje religioso”, que se ha autoproclamado “cristiano”, pero que cree en los rituales prehispánicos que son ampliamente demoniacos.

Las corrientes católicas y evangélicas del país dudan del Presidente de la república y de la cercanía de Cofraternice, el juguete del seudo pastor protestante, Arturo Farela Gutiérrez, que se ha erigido como el representante de los grupos evangélicos, algo muy lejos de la realidad.

Farela es tan repudiado como la bipolaridad política de López Obrador. La propuesta farelista de unificar a los grupos evangélicos en torno a la Cartilla Moral del presidente es rechazada por una gran mayoría de ministros evangélicos.

Y es que en AMLO advierten una bipolaridad religiosa y política muy delicada para la doctrina que practican las familias cristianas.

Como nunca, los grupos de la sociedad civil relacionados con el movimiento Pro-Vida, están levantando su voz en contra de las decisiones de los congresos dominados por los legisladores de Morena que día a día están incluyendo el tema del aborto en los Estados e intentando que las uniones igualitarias se conviertan en una realidad para las parejas del mismo sexo, así como la adopción de niños huérfanos o abandonados por parte de esas parejas.

Lo más delicado son los programas que intentan introducir desde la estructura estatal o federal, que promueven el uso de hormonas y tratamiento para los niños “transgénero” y la libre determinación para que los menores de edad, para que sean ellos quienes elijan un género distinto a su sexo biológico.

La inestabilidad del gobierno y las falsas señales del presidente Andrés Manuel López Obrador, motivó al surgimiento de nuevas corrientes políticas, como el partido Pacto, que se fortalece a través del movimiento México Renace, cuyo eslogan habla por sí solo: “Por un México Libre en Justicia de Valores de Vida y Familia”

En la conformación del nuevo partido surgen dos liderazgos, ampliamente ligados con la fe Evangélica Cristiana. De Monterrey, el empresario Jaime Ochoa, cuya especialidad es el sacrificio, empaquetado y comercialización de carne.

Y Juan Ramón Félix López, dirigente nacional del movimiento “Reconciliándonos México Renace”, oriundo de Sinaloa, pero radicado en Saltillo, Coahuila.

mcimexico.usa@gmail.com

Coméntanos