Inicio Menu Insensatez y locura, arrastran al gobernador: Torre Fuerte

Insensatez y locura, arrastran al gobernador: Torre Fuerte

0
Compartir

Fue la estocada final, y un golpe al hígado al mandatario estatal, Javier Corral Jurado, quien en los próximos meses empezará a quedarse solo, muy solo, en el ocaso de su gobierno…

TORRE FUERTE

  • Insensatez y locura, arrastran al gobernador
  • Exigen en México, investigar a Juan Carlos Loera
  • Gustavo, el Judas de Morena en el Congreso
  • Se busca al ‘flamante’ Consejero Nacional de Seguridad
  • Cunden los malos ejemplos, quiere volver Juan Blanco

 

Insensatez y locura, arrastra al gobernador /

No tenía que ser así, pero la insensatez y falta de cordura, y la ambición del gobernador de Javier Corral, por manipular y meter, con calzador entre los suyos, una reforma electoral, que no tenía espacio en el estado de Chihuahua.

Es el fiel reflejo de un quinquenio que en medio de las vendettas y los desaciertos, vomitan un ejercicio de gobierno y presagian el descalabro político más contundente para un personaje que, sin misericordia, se ha dedicado a perseguir a sus enemigos, dentro y fuera del PAN y de la estructura del poder gubernamental.

El mandatario panista que tropezó con sus propios afanes político-personales, en esa búsqueda frenética por el poder y por asirse de la candidatura presidencial del PAN, incluso, previo, a la designación formal del exdirigente nacional de su partido, Ricardo Anaya Cortés, cuando tenía apenas unos meses al frente de la administración estatal, arrastró al precipicio a un puñado de sus incondicionales:

Fernando Álvarez Monje, el coordinador de los diputados azules en el Congreso del Estado, a la exdiputada federal, Rocío Reza Gallegos, la presidenta estatal del PAN, al secretario general, Luis Fernando Mesta Soulé y al senador Gustavo Madero Muñoz, el cómplice y ‘socio’ de su locura y sus desvaríos políticos en Chihuahua.

La paliza que le dieron los diputados en el Congreso ayer jueves, incluyendo a cinco de los once diputados de su propio partido político que decidieron no correr el riesgo, y que se facturan a la falta de pericia y trabajo político (cabildeo) de Álvarez Monje, es el mismo reflejo de todas las acciones en el gobierno de Chihuahua, cuyo gabinete, a decir verdad, en nada ha ayudado a Javier Corral.

Suficiente con hablar de los ‘hoyos financieros’ y la enorme deuda del gobierno estatal, el rechazo al plan de las obras de su gobierno en 2020, que ha vivido su Waterloo en la frontera, con avieso propósito electoral, y el descalabro de los resultados en materia de seguridad, cuya sangre sigue corriendo por las calles de las principales ciudades y por lo más recóndito de la sierra, que paradójicamente, ha ‘sepultado’ el programa de seguridad  “Justicia para Chihuahua”, para entender lo sucedido con el más grande descalabro político que ha golpeado el alter ego de su ‘majestad’, Javier I.

Allá por la capital, no pocos de los colegas y algunos analistas políticos, ven venir la iracunda reacción de un gobernador, tras el tropiezo de su reforma política, que algunos de su partido y fuera de él, deberán pagar por la humillante derrota en el Congreso.

En esa sucesión de errores del gobernador de Chihuahua, llega otro descalabro político en el peor momento para Corral: La profusa división al interior del Congreso del Estado, por parte de los diputados, Carmen Rocío González AlonsoPatricia Gloria JuradoMarisela Terrazas y Georgina Bujanda, además de Jorge Soto, integrantes del grupo parlamentario del PAN, quienes votaron en contra del dictamen negativo a la reforma propuesta de Palacio.

Los legisladores, varios de ellos identificados con los intereses de la alcaldesa capitalina, María Eugenia Campos, decidieron salvar su pellejo, y exhibieron a la vez, la falta de capacidad política, no solo de su ‘pastor’ en el Congreso, Fernando Álvarez, sino de su propia dirigente Rocío Reza, que ayer por la tarde salió a decir que el PAN era respetuoso de las decisiones de los diputados. Otro acto de simulación y una mentira más en el partido del fundador Manuel Gómez Morín.

Sus mismos diputados del PAN, le restregaron, literalmente en la cara al emperador Javier I, una serie de argumentos violatorios a la Constitución Federal y a la Ley General de Partidos Políticos y decidieron darle la espalda, votando a favor del dictamen que previamente se había elaborado en las comisiones, que anticipaba el descomunal descalabro político del gobernador, y cuya propuesta no fue retirada del Congreso por la insensatez y falta de cordura del Ejecutivo.

Fue verdaderamente un acto ‘suicida’ de Javier I.

Y el héroe y salvador de los diputados panistas fue el diputado Jorge Soto, que fue quien dirigió, a nombre de las diputadas, Carmen Rocío González AlonsoPatricia Gloria JuradoMarisela Terrazas y Georgina Bujanda, el mensaje al gobernador y al partido:

“No somos producto de cuotas, ni de decisiones cupulares, ni familiares, ni de dirigencias, que tienen cooptado el poder del partido”.

Fue la estocada final, y un golpe al hígado, al mandatario estatal, Javier Corral Jurado, quien en los próximos meses empezará a quedarse solo, muy solo, en el ocaso de su gobierno en Chihuahua.

 

Exigen en México, investigar a Juan Carlos Loera /

Hasta el segundo piso de Insurgentes 1735 de la capital del país, en la oficina donde despacha la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros -también inmersa en los escándalos por las millonarias propiedades que presuntamente no aparecieron en la declaración de bienes patrimoniales-, llegó la denuncia de militantes del partido de Morena en Chihuahua que acusan presuntas irregularidades y desvío de fondos de los programas sociales por parte del ‘súperdelegado’ del gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa.

Sus correligionarios de partido, lo acusan de nepotismo, peculado, tráfico de influencias y de desvío de recursos, contemplados en la Ley General de Responsabilidades Administrativas.

El demandante Andrés Domínguez Aldrete, residente en la colonia Tierra Nueva, al suroriente de Juárez, acompañado de un grupo de militantes de ese partido político, pidió a la titular de la Función Pública, investigar la actuación de Loera, por las “faltas” y “omisiones’ en el ejercicio como delegado, por nepotismo y “abuso” de su encargo como delegado y por las contrataciones con lazo de consanguinidad y afinidad que han hecho los subdelegados en los 67 municipios del estado de Chihuahua.

Es más, hasta acusaron al funcionario federal de seguir cobrando por todos los hombres y mujeres “servidores de la Nación”, que fueron contratados exprofeso de manera temporal y luego despedidos en el gobierno de la ‘4T’.

Aseguran que cuentan con las nóminas de personal “alteradas”, de empleados y trabajadores que fueron contratados a sueldo de raya en las diversas subdelegaciones de la delegación estatal de la Secretaria del Bienestar Social del Estado de Chihuahua, y del conocimiento del delegado, que tras su renuncia no fueron dados de baja y que permanecieron hasta tres y cuatro meses en la nómina, y de quienes fueron cobrados esos salarios.

Jamás fueron restituidos los recursos conforme a los siguientes 30 días naturales contemplados en la ley.

Por igual, se denunció el destino de microcréditos en el programa de apoyo del Bienestar Social, que pararon en una lista de personas que no necesitaban ayuda alguna y con suficiente solvencia económica, de gente que incluso, habita en el campestre de la ciudad de Chihuahua.

Los anexos fueron presentados en el documento de la petición de investigación entregada en la Secretaría de la Función Pública, donde ese mismo día del pasado 24 de junio, se toparon con otros juarenses que igualmente, iban a denunciar en la misma dependencia, la participación y protección del delegado Juan Carlos Loera a la administradora de la Aduana Fronteriza, Norma Deirdré Bazán Mayagotia, donde también quedo inscrita la presunta participación de su esposo, el comandante de la policía federal, Omar Bolado.

La actuación del delegado del gobierno en Chihuahua, es contraria a la normatividad y a la política planteada por el presidente de la República en la Cuarta Transformación del Pueblo Mexicano, dijeron sus acusadores.

Le llueve, y en serio, al pobrecillo de Juan Carlos Loera, por cierto, uno de los suspirantes a la candidatura de Morena en la sucesión política al gobierno de Chihuahua en 2021.

 

Gustavo, el ‘Judas’ de Morena en el Congreso /

Sólo quien no lo conoce, hubiera esperado el voto del diputado juarense, Gustavo de la Rosa Hickerson a favor del dictamen de las comisiones que echó abajo la propuesta de modificaciones a la Ley electoral del gobernador de Chihuahua, Javier Corral.

Pero no ocurrió así, porque el abogado laboral, y por mera fortuna del destino, producto del Tsunami llamado Andrés Manuel López Obrador en las elecciones de 2018, convertido en diputado local del Congreso del Estado, decidió mantener su lealtad, no al partido político que los postuló, sino a su amigo el gobernador.

Y bueno ya lo sabe. El hombre del Valle de Juárez, derechohumanista y dícese también, defensor de los trabajadores, Gustavo de la Rosa protegió sus intereses particulares y muy personales, por encima de cualesquier otra prioridad. El mismo modus operandi, del que ha sido históricamente acusado en los litigios laborales.

Mandó al demonio, la instrucción de la dirigencia y de su líder parlamentario, Miguel Ángel Colunga, y su nombre apareció en el renglón número 9 del listado del informe de registro de votación, aparejado a la misma decisión que tomaron también, para salvaguardar sus intereses, Fernando Álvarez (PAN), Rene Frías Bencomo (PANAL), Blanca Gámez Gutiérrez (PAN), Miguel La Torre Sáenz (PAN), Lorenzo Arturo Parga y  Rocío Guadalupe Sarmiento (MC), Jesús Valenciano (PAN) y los tres jesuses: Jesús Vázquez Medina y Jesús Villarreal (PAN) y Jesús Velázquez (PRI).

Nada más faltó que al ‘Pichuy’ de la Rosa, le hubieran tomado una fotografía al estilo de la foto que fue tomada hace algunos meses al diputado y dueño del Partido del Trabajo (PT), Rubén Jiménez Aguilar, contando los fajos de billetes en el asiento del Congreso, para que entendiera el interés y los compromisos del señor diputado de morena, quien se exhibió solito y traicionó a su partido político.

Y desde ayer en los intramuros de Morena y en el Congreso del Estado, lo ven deambular como alma en pena. Le llaman Judas.

Sólo que, a diferencia del apóstol Judas Iscariote, difícilmente alguien pensaría que el diputado de las barbas blancas del Congreso, arrojaría los billetes y las monedas. No que bah!.

Prontito y de culo, como se cuenta en los arrabales, Gustavo de la Rosa fue de los primeros promoventes de la reforma electoral del señor gobernador de Chihuahua.

El 4 de junio, le dieron un jalón de orejas, pero fue como un llamado a misa. Y desde entonces lo perdieron en Morena.

El diputado sabía que la instrucción del partido político era ir en contra de la reforma electoral del gobernador, pero el diputado decidió convertirse en el Judas de Morena.

Y a decir verdad, desde que llegó a la Torre Legislativa, Gustavo de la Rosa Hickerson no se ha quitado las rodilleras. Su inflexión al Ejecutivo ha sido permanente y muy consistente.

En Morena pedirán su cabeza, no se la perdonarán. Ni su sobrino Juan Carlos, ni el chapulín colorado, podrá defenderlo.

 

Se busca al ‘flamante’ Consejero Nacional de Seguridad /

Ahora que los diablazos de las metralletas y las pistolas, de nueva cuenta han cimbrado a los juarenses, y sigue exhibiendo la inutilidad de las policías y de los jefes Raúl Ávila y Ricardo Realivázquez, aparentemente en bandos contrarios, y hasta las manitas de presuntos compromisos con el crimen organizado, se busca al ‘flamante’ Consejero Nacional de Seguridad Publica que en el papel, pero sólo en el papel y en reunión de socialitos, representa a los juarenses.

Su nombre Jorge Contreras Fornelli, el inútil ahijado de la empresaria Alejandra de la Vega Arizpe, que sigue como en el gobierno del exgobernador César Duarte, de perro faldero, y sin resultados que se conozcan o que tengan incidencia en el abatimiento de delitos.

Los 141 homicidios que han sido reportados tan solo en este mes de junio, que no ha concluido, siguen exhibiendo la incapacidad de las policías de los tres niveles de gobierno, que oficialmente, no hallan la fórmula para detener los embates de la delincuencia, pero que extraoficialmente, han sido complacientes, a mas no poder con el tenido de sangre, en las calles de Ciudad Juárez.

¿En dónde está?, ¿Qué hace el Consejero de Seguridad?, ¿Dónde la Mesa de Seguridad y Justicia por la Paz?, las agrupaciones civiles y sociales que prácticamente han desaparecido del mapa, y los organismos del sector privado, social y académico de Juárez, que siguen aplaudiendo a los gobiernos, en medio del caos y el infierno que se vive en la frontera.

La cifra de homicidios registrados en Juárez durante el mes de junio llegó a 141. Ayer fueron ocho asesinatos más.

Una mujer de la calle Ángela Peralta en la otrora gran zona residencial de Los Nogales apareció con heridas cortantes y un balazo en la cabeza, y un niña murió en el hospital, después de un ataque armado perpetrado por la noche.

El crimen se enseñorea, y nadie sabe que hacen Ávila, Realyvazquez, el Fiscal César Augusto Peniche y los federales, a cargo de la seguridad en la frontera. Y ni qué decir del pusilánime empresario Jorge Contreras Fornelli, quien seguramente, debe estar por allí agazapado y debajo de la cama, temeroso de que alguien lo vea.

 

Cunden los malos ejemplos, quiere volver Juan Blanco /

Cunden los malos ejemplos. Nos reportan de Chihuahua, que el exalcalde panista Juan Blanco quiere volver a ser presidente municipal, y a emular lo que en su momento hicieron en Juárez, Héctor ‘Teto Murguía, y hasta el exalcalde José Reyes Ferriz, que fue ayudado por el exgobernador Patricio Martínez en aquel gobierno emergente tras las elecciones de 2001.

El otrora ‘Rey’ de las pizzas de la capital quiere aprovechar el momento de la crisis y el rio revuelto al interior del PAN en Chihuahua, para resurgir con posibilidades en la elección de 2021.

Especialmente ahora que las aspiraciones y las cabezas de muchos corralistas, entre otros, la propia presidenta estatal del PAN, Rocío Reza Gallegos, y la de los diputados locales, Fernando Álvarez Monje y Miguel La Torre Sáenz, amén del diputado federal, Miguel Riggs, ruedan por las calles de la capital.

Y en ese contexto, ayer dejo saber Juan Blanco que quiere ir por la presidencia municipal de Chihuahua.

Comentarios: [email protected]

Coméntanos